martes, 13 de octubre de 2015

Paso a paso para conseguirlo. Educación efectiva primero y luego educación eficiente.


Si ya adquirió el deseo y decidió cambiar, cualquier persona que esté interesada en empezar a alimentarse adecuadamente debe estar preguntándose “¿Por dónde empiezo? ¿Tengo yo todo lo que se precisa?”. Empiece a aplicarlo en la comida más importante que es el desayuno. Lo que precisa es tener a mano todas las materias primas necesarias, con todos los nutrientes. Nuestra familia recomienda adicionar el batido Herbalife, para prepararlo en pocos minutos en una licuadora.
Los cambios son difíciles para una persona líder en solitario, pensemos en lo complicado que debe ser para toda su familia.
Por muy formidable que pueda parecer, se conseguirá cuando todos estén dispuestos a alcanzar el compromiso y la coordinación necesaria. El principal reto es que no existe un único proceso para todas las familias. Cada familia debe diseñar su propio método, con las necesidades particulares de todos los integrantes y de su educación efectiva.
En caso que sea padre o madre, tenga en cuenta que debe aplicar su influencia a través de lo siguiente:
Ser un modelo, un ejemplo, inspirar confianza. El ejemplo se ve y da credibilidad.
La calidad de la relación que se tenga con sus integrantes. Sentirán su preocupación y consideración.
La educación eficiente, la influencia real, estará dada por la enseñanza. De la forma de realizar el cambio de un hábito nuevo o dejar uno inconveniente. Deberá quedar claro el propósito, debe haber alguna razón convincente.

En definitiva todos los integrantes de la familia deberán estar alineados. Se deberá conseguir su colaboración, que funciones deben asumir, ¿quién hará ciertas tareas? ¿Quién tomará las decisiones? También es necesario elaborar planes para dar paso a una educación eficaz, en base a metas y resultados. Recompensar los progresos y los aportes de todos los integrantes. El cambio se mantendrá si cada uno asume la responsabilidad por su vida.